lunes, 22 de mayo de 2017

MARÍA JOSEFA ACEBEDO DE GÓMEZ

1803 – 1861


Poetisa y escritora.


Nacida en Santa fe de Bogotá, Colombia.

Perteneció a una familia de alto abolengo integrada por conquistadores, encomenderos y funcionarios del gobierno durante la época de la colonia. María Josefa Acevedo de Gómez fue hija del "Tribuno de 1810", José Acevedo y Gómez y de Catalina Sánchez de Tejada.

Contrajo matrimonio con el abogado Diego Fernando Gómez, con quien tuvo dos hijas: Amelia y Rosa. Una vez formado su hogar, se instaló en la Hacienda El Chocho, en Fusagasugá, donde vivió durante once años. La administración del hogar, la vida campestre y la oportunidad de convivir con personajes rústicos contribuyeron a la definición de su estilo literario. Le correspondió vivir la época de la reconquista española, las guerras de la independencia y las incertidumbres políticas del país durante el siglo XIX. Estas circunstancias influyeron en la vida de la poetisa y escritora. 

La influencia familiar y cultural de su madre fue decisiva para que se convirtiera en la primera mujer escritora de la época republicana y la primera escritora civil de la historia nacional colombiana. Sus obras costumbristas recogen aspectos del comportamiento masculino y femenino, de la economía de su época, de las joyas, vestidos, muebles y provisiones. Con respecto a la parte poética, sus obras contienen poesías escritas desde 1823.

Lo mejor de su obra en prosa recoge narraciones cortas que ilustran con precisión y amenidad capítulos de la vida de personajes célebres, olvidados o ficticios, de Colombia. Su producción literaria empieza con la edición de su Ensayo sobre los deberes de las casadas, donde redacta una serie de consejos masculinos sobre las virtudes que se deben cultivar para lograr una convivencia conyugal en paz (1857, 5ª edición). Otras obras son: Tratado sobre economía doméstica para el uso de las madres de familia y de las amas de casa, (1848), donde plantea el buen comportamiento de la pareja; Poesías de una granadina (1858), que contiene poesías como "Una tumba en los Andaquíes", dedicada a la memoria de su padre, y el soneto "Santa Elena", colocado al pie de un paisaje representando la tumba y la sombra de Napoleón; Oráculo de las flores y de las frutas (1857), acomodado a su lenguaje, y con doce respuestas en verso para cada una de las cuarenta y ocho preguntas importantes que contiene sobre la suerte presente y futura de los curiosos. Cuadros de la vida privada de algunos granadinos, copiados al natural para instrucción y divertimiento de los curiosos (1861), son narraciones cortas sobre la vida de algunos personajes colombianos.

Es autora, además, de varias biografías familiares y de su propia autobiografía, redactada pocos días antes de su muerte.

sábado, 6 de febrero de 2016

MARÍA ELENA MASERAS RIBERA


1853 - 1900

Médico y pedagoga.




Nacida en Vilaseca, Tarragona, España.

Primera mujer matriculada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona el curso 1872-73, tras autorizar Amadeo I de Saboya mediante una Real Orden la posibilidad de que las mujeres estudiaran Medicina. Antes de esta autorización real, su intención era estudiar en casa con tutores particulares y asistir a la universidad sólo para examinarse.
En septiembre de 1872, fue la primera mujer de España en pisar las aulas de la Facultad de Medicina como estudiante. Su entrada fue recibida con aplausos por parte de sus compañeros. Dos de sus hermanos más jóvenes siguieron sus pasos y también estudiaron Medicina.
Acabó los estudios en 1878 y el 1 de febrero de 1879 pidió permiso para hacer el examen de licenciatura. El hecho de que fuera mujer produjo gran confusión en los órganos burocráticos, que tardaron más de tres años en otorgarle el permiso. Lo obtuvo en junio de 1882, examinándose el 25 de octubre y obteniendo un excelente. No hay constancia, sin embargo, que se doctorase, a diferencia de Dolors Aleu Riera y Martina Castells Ballespí, que fueron las primeras mujeres en licenciarse y en doctorarse en Medicina en 1882.
Desanimada por las dificultades burocráticas que sufría por ser mujer, se dedicó a la enseñanza, primero en Villanueva y Geltrú y luego en Mahón, donde murió en 1900.
Desde el día 8 de marzo de 2006 una calle del Ensanche de Barcelona lleva su nombre.


LILÍ ALVAREZ


1.905 – 1.998

Deportista..



Elia María González-Álvarez y López-Chicheri.

Nació en Roma y pasó su infancia en Suiza y nacionalizada española.

Fue campeona de tenis a los 13 años en Suiza, y en 1.929 campeona de España y vencedora de dobles en el torneo de Roland Garros. Disputó tres torneos de Wimbledon (1.926, 1.927 y 1.928) quedando finalista en cada uno de ellos, y durante los mismos ocupó el segundo puesto en la clasificación mundial.

En 1.924 ganó el circuito de Cataluña de Automóvil y en 1.941 fue campeona de esquí. Retirada del tenis profesional en 1.942, Además también practicó Tenis, Esquí, Automovilismo, patinaje, alpinismo y billar, se dedicó a ejercer de periodista y escritora, facetas en las que también brilló. Sabía inglés, francés, alemán, italiano y español. 

 Estaba dotada de un gran talento para la práctica de cualquier deporte y de un temperamento especial que la convirtió en líder feminista en una época en que las mujeres tenían un papel secundario en la sociedad española. Es además la autora de varios libros, entre ellos, Feminismo y espiritualidad y El mito del amateurismo.

En 1.934 contrajo matrimonio con el conde francés de la Valdene, del que se separó en 1.939, poco después de perder el hijo que esperaban.

Tuvo 7 años de una amistad intensa e intima con la escritora Carmen Laforet. 

En un homenaje que le dio el Consejo Superior de Deportes, cuando ya contaba 93 años, presentó su libro La gran explicación desde la vida y el deporte. El 13 de mayo de 1.998, la ministra de Educación y Cultura, le concedió la Medalla de Oro al mérito Deportivo. También tiene el Lazo de Isabel la Católica.

Murió en Madrid. España.




viernes, 24 de enero de 2014

IRENE ALBA ABAD


 

1873 – 1930
Actriz.


Nacida en Madrid, España.

Miembro de una familia ilustre del teatro español, era hija de Pascual Alba y hermana menor de Leocadia, dedicó toda su vida al arte de la escena. Se casó con Manuel Caba Martínez, que también formaba parte de una reconocida saga de actores, y su pasión por el teatro se perpetuó varias generaciones más, gracias a las carreras artísticas de sus hijas Irene y Julia Caba Alba y sus tres nietos Julia, Irene y Emilio Gutiérrez Caba.

Desde niña demostró grandes aptitudes para la representación y debutó en una compañía dirigida por su padre que recorría los pequeños teatros andaluces poniendo en escena piezas del “género chico”, como Torear por lo fino, En las astas del toro o Caramelo. Con 14 años ingresó en la compañía de teatro de Variedades y, junto a su hermana Lerocadia, puso su formación en manos del maestro Casimiro Espino. La zarzuela vivía por aquellos años finales del siglo XIX su época de máximo esplendor y las hermanas Alba se convirtieron en referencias habituales en los repartos de los teatros madrileños.

Cuando en enero de 1888, un incendio destruyó el Variedades, la compañía se trasladó al Teatro Martín y después estrenó en le Teatro de la Zarzuela El Arca de Noé (1,890) y, en el Apolo, escenario de sus más populares representaciones, El año pasado por agua (1889). El éxito definitivo de Irene Alba llegó en febrero de 1894 con La verbena de la Paloma, donde interpretaba el papel de “Casta”, mientras su hermana daba vida a la “Señá Rita”.


En 1897, Irene y su esposo dejaron España y recorrieron durante cinco años los escenarios argentinos poniendo en escena obras como La casa del placer o Gabino el mayoral. De regreso a España, estrenó La patria chica (1907) en el Teatro de la Zarzuela y, al igual que su hermana, abandonó  la zarzuela para trabajar en la comedia a las órdenes de Tirso Escudero. Con los grandes cómicos de la época se mantuvo largas temporadas en los teatros madrileños, aunque fue en Barcelona donde se subió por última vez al escenario para representar Los Chatos en el Teatro Poliorama.

RIGOBERTA MENCHU


Foto:Divulgação/Divulgación

1.959 –

Premio Nobel de la Paz de 1.992


Rigoberta Menchú Tum. Indígena maya quiché. Nació en Chimel, una pequeña aldea de las montañas del Quiché guatemalteco.

Nieta de mayas, esposa de Ángel, madre de Mash. A los 19 años comenzó a militar en el Comité de Unidad Campesina (CUC), mientras el ejército nacional llevaba a cabo su campaña de "tierra arrasada" contra la población sospechosa de pertenecer a la oposición armada.

Según sus testimonios, recientemente calificados de medias verdades por un investigador estadounidense, su hermano menor fue secuestrado y asesinado por el ejército, su padre quemado vivo junto con otros veintinueve ocupantes de la embajada de España y, pocos meses después, su madre también moría torturada.

Rigoberta salió del país y se refugió en México a los 21 años, donde fue acogida en Chiapas por el obispo Samuel Ruiz García. Al año siguiente volvió a Guatemala pero muy pronto tuvo que refugiarse en Nicaragua y luego otra vez en México.

Desde allí inició una serie de viajes cuyo epicentro fue Ginebra, donde participaba en el grupo de trabajo de la ONU sobre poblaciones indígenas.

En 1988 regresó otra vez a su país; fue encarcelada inmediatamente y se vio obligada a partir de nuevo al exilio. Participó en la organización de los encuentros indígenas previos a la conmemoración del quinto centenario de la llegada de los colonizadores españoles a América.

En 1992 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz y actualmente se dedica a actividades en favor de los derechos humanos.

Su hermana Anita cuenta que Rigoberta es una persona que estuvo privada de todo durante su niñez y su juventud, entonces cualquier cosa la sorprende. "Si le regalan una camisa, le parece sensacional, se maravilla ante todo lo que uno le dé, se maravilla ante el agua que corre por las calles, ante la técnica hoy en día, es su capacidad de maravillarse con todo lo que existe en el mundo y su deseo de aprovechar lo que nunca tuvo, de poder vivir lo que nunca pudo, lo que nunca le dejaron vivir", finaliza su hermana menor.


Por su parte, los niños dicen que Rigoberta juega con ellos y les cuenta historias. Además, es una muy buena cocinera.

miércoles, 22 de enero de 2014

MADELEINE BÉJART

1.618 – 1.672

Actriz de teatro.





Nacida en París Francia.

Formaba parte de una familia de actores parisina, era hermana de Joseph Béjar. Trabajó primero en la compañía familiar junto a su hermana Armade.

A los 20 años tuvo un hijos con el protector de la fámila, el duque Modéne. 

Entró en el Théâtre du Marais a finales de la década de 1630 y en 1643 fundó junto con Molière el «Illustre Théâtre» en donde fue directora durante un tiempo y demostró un gran talento de gestión, pero en 1645 el teatro cayó en bancarrota y Béjart junto a varios miembros de su familia y Molière marcharon al sur de Francia para poder sobrevivir representando las obras de Molière en numerosas localidades. 

Tuvo un papel fundamental en el nacimiento del teatro ilustrado, solicitando y consiguiendo los fondos y la protección necesarios para la creación de la compañía de Moliere en 1.643. En 1658 Béjart y su grupo teatral volvieron la París y fue la actriz principal de su amante, interpretando sus obras con gran fidelidad artística.

Fue una de las actrices favoritas del autor y le aconsejó que fijara su residencia en el teatro de Petit-Bourbon.



Murió en París, Francia.

ABIGAIL

s. XI a.C.



Persona bíblica, esposa de Nabal, cuyas ricas posesiones se extendían por el Carmelo. Según el relato de la biblia, Nadal era loco, brutal y avaro.

En más de una ocasión, consagrado rey por Samuel, y a quien perseguía entonces Saúl, había dado aquel hombre muestras de benevolencia y amistad. Perseguido y muerto de hambre y sed, llegó un día al pie del monte Carmelo, y envió a uno de los que le acompañaban a decir a Nabal el estado en que se encontraba y pedirle auxilio, pero no obtuvo nada más que una negativa completa y un cúmulo de insultos. Transportado de cólera, David iba a tomar una cruel venganza cuando se le presentó Abigail, acompañada de una porción de esclavos que traían fruta, vino y manjares de toda especie; le imploró como a su señor y dueño, conjurándole a aceptar aquellos presentes de su indigna sierva. Sus encantos y su generosidad modesta conmovieron el corazón de David. Nabal se salvó y, posteriormente, el rey de Judea se acordó de Abigail y la colocó entre sus esposas.